Inicio Internacionales Nueva Zelanda se convertirá en el primer país en cobrar por metano...

Nueva Zelanda se convertirá en el primer país en cobrar por metano emitido por el ganado

15
Nueva Zelanda se convertirá en el primer país en cobrar metano

Tras dos décadas de debate, la tarificación de las emisiones del ganado será una realidad para los granjeros neozelandeses en 2025, informan medios locales. Si se aprueba la iniciativa del Gobierno, Nueva Zelanda se convertirá en el primer país del mundo en cobrar a los ganaderos por las emisiones de metano de sus animales.

El sector agropecuario produce casi la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero del país oceánico, pero estas no se contabilizan en los planes de lucha contra el cambio climático. Las emisiones proceden principalmente del metano que eructan los rumiantes, como el ganado vacuno, las ovejas y los ciervos. Otra fuente es el óxido nitroso procedente de sustancias como los fertilizantes y la orina de las vacas.

Durante años, los ecologistas han defendido que el sector se incluya también en el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión (RCDE). Según este régimen, cada país tiene un Plan Nacional de Asignación de derechos de emisión que especifica el volumen admisible de gases de efecto invernadero para las principales fuentes de emisión. 

El sector agropecuario se ha resistido a ello durante mucho tiempo, hasta que en 2019 sus líderes expresaron su apoyo a un nuevo sistema de precios, pero al margen del RCDE, con la creación de la asociación local He Waka Eke Noa.

El ofrecimiento del Gobierno

En un documento de consulta, el Gobierno propone la introducción de gravámenes para estos gases, que sería suficiente para cumplir el objetivo de reducir para 2030 las emisiones de metano un 10 % por debajo de los niveles de 2017. Se prevé que esta cifra aumente hasta un 24-47 % para 2050.

De momento, el precio sigue siendo una incógnita. En junio, He Waka Eke Noa recomendó una tasa de 11 céntimos por kilogramo de metano biogénico, que equivale a unos 3,93 dólares por tonelada de dióxido de carbono equivalente. Este precio está muy por debajo de los precios vigentes en el RCDE, que actualmente rondan los 85 dólares por tonelada de CO2.

Los agricultores y ganaderos pagarían al Gobierno si tienen al menos 50 cabezas de ganado lechero o 550 unidades ganaderas o han aplicado más de 40 toneladas de nitrógeno utilizando fertilizantes sintéticos.