Inicio Tecnología La última batalla de Call of Duty es entre Microsoft y Sony

La última batalla de Call of Duty es entre Microsoft y Sony

10
La última batalla de Call of Duty es entre Microsoft y Sony
La última batalla de Call of Duty es entre Microsoft y Sony

Cazar a tus enemigos en las bulliciosas calles de Ámsterdam, a lo largo de la frontera entre EE. UU. y México o en un pueblo de pescadores del Medio Oriente es solo parte de la intensa acción en el último videojuego de Call of Duty.

El lanzamiento del viernes de Call of Duty: Modern Warfare 2 continúa una carrera de casi dos décadas para la popular franquicia de juegos de disparos militares de Activision Blizzard, con sede en California. Las nuevas entregas del juego pueden rivalizar con los mayores éxitos de taquilla de Hollywood en cuánto ganan en su primer fin de semana.

Pero la batalla esta vez también está ocurriendo fuera de la pantalla. Call of Duty está en el centro de un tira y afloja corporativo entre Xbox de Microsoft y PlayStation de Sony por la compra pendiente de Microsoft de Activision Blizzard por $ 69 mil millones.

“Microsoft tendría la propiedad total de una de las franquicias más valiosas en juegos de consola”, dijo Joost van Dreunen, profesor de negocios de juegos en la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York. “Y, naturalmente, Sony no quiere eso o algo así porque les costará negocios”.

Microsoft ha estado trabajando para obtener la aprobación de los reguladores antimonopolio en los EE. UU., Europa y otros lugares para completar su acuerdo de enero para adquirir el gigante de los videojuegos. Pero ha sido rastreado en todo el mundo por las objeciones de Sony, que teme perder el acceso a lo que describe como un título de juego «imprescindible».

Entre los que escuchan las preocupaciones de Sony se encuentran los reguladores antimonopolio en el Reino Unido, quienes el mes pasado intensificaron su investigación sobre si Microsoft podría hacer que Call of Duty y otros títulos fueran exclusivos de su plataforma Xbox o «degradar el acceso de sus rivales» retrasando los lanzamientos o imponiendo licencias. aumento de precios.

“Estos títulos requieren miles de desarrolladores de juegos y varios años para completarse, y hay muy pocos otros juegos de calibre o popularidad similares”, dijo un informe de septiembre de la Autoridad de Mercados y Competencia del Reino Unido.

En los estudios del sur de California de Infinity Ward, la división de Activision Blizzard responsable de crear el nuevo juego, la lucha entre Microsoft y Sony ha sido secundaria a las preocupaciones más apremiantes de los desarrolladores de juegos sobre asegurarse de que su último lanzamiento satisfaga a legiones de fanáticos acérrimos.

“Siempre es difícil cuando tienes algo tan popular y todos tienen una opinión sobre lo que debería ser y lo que no debería ser”, dijo Jack O’Hara, el director del juego.

El trabajo en Modern Warfare 2 comenzó antes de que la pandemia de COVID-19 cerrara la sede de Infinity Ward en las afueras de Los Ángeles, lo que obligó a los desarrolladores a ser más creativos en la forma en que dibujaron los personajes, el armamento, los movimientos y el escenario del juego y grabaron sus voces. Fue el mismo estudio que en 2003 lanzó el Call of Duty original, un shooter en primera persona ambientado en la Segunda Guerra Mundial.

Mark Grigsby, el director de animación del estudio, se unió por primera vez en 2005. Dijo que sentía «un poco de ansiedad» antes del lanzamiento del viernes sobre cómo reaccionarían los jugadores a los ajustes que afectan la sensación de las armas virtuales que llevan, como cómo retroceden después de un disparo.

“En cada iteración del producto, nunca puedes hacer todo lo que querías hacer en esa única edición. Así que siempre estás tratando de mejorar tu juego”, dijo Grigsby. “Se necesita un ejército y un ejército talentoso”.

Los juegos se han vuelto gradualmente más realistas visualmente, interactivos y multijugador en las últimas dos décadas. También se han vuelto más contemporáneos, comenzando con Call of Duty 4: Modern Warfare de 2007, que llevó la lucha a escenarios modernos en el Medio Oriente y Ucrania. El lanzamiento del viernes es una secuela de un juego popular de 2019 que en sí mismo fue una actualización de ese juego de 2007 del mismo nombre.

Los ejecutivos del estudio dijeron que consultaron a asesores y expertos antes de incorporar argumentos e imágenes del muro fronterizo entre Estados Unidos y México, con carga política, así como una colección de escenarios que pretenden evocar una ciudad mexicana y un país ficticio del Medio Oriente. Ucrania, donde la empresa tiene algunos empleados afectados por la guerra de Rusia, está notablemente ausente.

“Queremos tener ese realismo y sentir que es un mundo que conocemos y que no está fuera del ámbito”, dijo O’Hara. “Sin embargo, obviamente, todos estamos afectados por los asuntos actuales. Y por eso, siempre queremos mantenernos alejados de algo que simplemente se siente simplista o que simplemente no está bien, esencialmente. El objetivo no es lucrar con nada”.

Los ejecutivos de Infinity Ward se negaron a hablar sobre su adquisición pendiente por parte de Microsoft. Pero Microsoft habla cada vez más sobre lo que sería la adquisición tecnológica más grande de la historia, tratando de asegurar a los reguladores que mantendrá Call of Duty en PlayStation “durante al menos varios años más” más allá de su contrato actual con Sony.

Si bien Brasil y Arabia Saudita ya aprobaron el acuerdo, aún espera decisiones importantes de la Comisión Federal de Comercio de EE. UU. y las autoridades del Reino Unido y la Unión Europea. Microsoft dijo a los inversionistas el martes que todavía espera que el acuerdo se cierre en la primera mitad del próximo año. Pero es posible que los reguladores impongan condiciones que obliguen a Microsoft a mantener abierto el acceso a Call of Duty durante más tiempo y asegurarse de que sus rivales no obtengan una versión inferior.

“¿Es realmente tan importante para Sony desde el punto de vista financiero? Probablemente no. Pero es principalmente el atractivo de que todas estas personas vengan a su plataforma”, dijo van Dreunen.

Y si bien es importante para los fabricantes de consolas y los servicios de suscripción digital que están creando, Call of Duty y su base de fanáticos es solo una parte de lo que Microsoft obtendría al hacerse cargo de Activision Blizzard, que posee docenas de títulos, incluidos juegos móviles populares como Candy Crush. Van Dreunen dijo que si bien la atención está en la disputa de Call of Duty, la expansión móvil podría ser el verdadero «punto de gravedad» para la fusión masiva de Microsoft.

Artículo anteriorMinistro de Salud Pública aclara no ocultan datos sobre cólera
Artículo siguienteVaguada seguirá provocando aguaceros y tronadas en varios puntos del país