Inicio Sin categoría Duarte tuvo disgustos con los restauradores

    Duarte tuvo disgustos con los restauradores

    235

    Mientras Duarte se preparaba para viajar al cuartel general del presidente Pepillo Salcedo le entregaron un ejemplar de «El Diario la Marina de Cuba», con una insidiosa crónica sobre los celos que despertaba el prócer entre los generales restauradores.

     

    Los tres padres de la Patria trataron de disolver la anexión a España, en virtud de que esto echaba por tierra el proyecto que enarbolaron en 1844 de construir una Nación soberana y libre de toda potencia extranjera.

    El primero en enfrentar la anexión fue Francisco del Rosario Sánchez: Emitió un manifiesto público y luego por las armas (ver acento.com.do/2014/opinion/8185714-sanchez-fue-abogado-de-su-propia-causa). Desde el punto de vista militar Sánchez fracasó, pero su ejemplo de valentía y amor por la Patria fue retomado porGregorio Luperón y demás héroes para restablecer la República, ya que la anexión convertía al país en una provincia española.

    El general Matías Ramón Mella fue vicepresidente del Gobierno Restaurador y precursor del sistema de guerra de guerrillas para poder derrotar el poderoso ejército español (ver acento.com.do/2014/opinion/8173799-mella-precursor-de-la-tierra-arrasada-y-guerra-de-guerrillas).

    Mientras Duarte se preparaba para viajar al cuartel general del presidente Pepillo Salcedo le entregaron un ejemplar de «El Diario la Marina de Cuba», con una insidiosa crónica sobre los celos que despertaba el prócer entre los generales restauradores.

    Desde Venezuela, donde vivíadesde que fuera desterrado por el general Pedro Santana en 1844, el 28 de marzo de 1864 llegó Juan Pablo Duarte, a fin de sumarse a la Guerra Restauradora. Pero varios acontecimientos impactaron negativamente al futuro padre de la Patria: Encontró a Mella, su amigo y compañero de lucha en la Guerra de Independencia, enfermo de disentería y próximo a la muerte.

    Diversas fuentes históricas coinciden que el cuadro crítico que presentaba Mella (postrado en un castre, consumiéndose) causó tanto impacto en Duarte que también enfermó de gravedad. Tenía fiebre, calenturas, debilitamiento físico, alucinación, escribeFranklin Franco en su libro Historia del Pueblo Dominicano.

    A los pocos días experimento cierta mejoría y afiebrado siguió su viaje para Santiago de los Caballeros a la sede del gobierno. Llegó el 4 de abril para reiterar sus deseos de colocarse al servicio del país, como lo había manifestado en carta enviada desde Guayubín el 28 de marzo.

    Los celos por el liderazgo de Duarte impidieron su integración, pues varios de sus compañeros de viaje, incluyendo Candelario Oquendo, que era venezolano, fueron integrados de inmediato a la lucha. Al patricio lo dejaron esperando en una actitud descortés. Luego, recibió una nota explicándole que sería enviado a Venezuela para recaudar fondos para la causa revolucionaria y otras gestiones diplomáticas. Era evidente que lo querían fuera del escenario político dominicano.

    El prócer respondió que su estado de salud no le permitía hacer el viaje de regreso a Venezuela, pero que podía ayudar a otra persona que se le asignase esa función. Mientras Duarte se preparaba para viajar al cuartel general del presidente Pepillo Salcedo le entregaron un ejemplar de «El Diario la Marina de Cuba», con una insidiosa crónica sobre los celos que despertaba el prócer entre los generales restauradores.

    Planteaba que Duarte, regresaba al país para «iniciar, como en 1844, la brega para alcanzar el poder y que el presidente Salcedo, Gaspar Polanco, el generalísimo, y lo no menos generalísimos Luperón y Benito Monción no querían ceder la preeminencia que hoy tienen entre los suyos, y ven de reojo al recién venido». Este documento está contenido en el Diario de Rosa Duarte, hermana del fundador de la República y en varios documentos del Instituto Duartiano.

    Duarte entristeció mucho con la lectura de la crónica, no visitó a Salcedo y aceptó la misión en Venezuela. Mientras recibía la humillación, el desplante de los jefes militares pasó por la angustia, el 4 de junio, de ver morir a Mella, el discípulo que en esa misma ciudad de Santiago lo había proclamado, en 1844 presidente de la República. Partió para nunca más regresar al país.

    Artículo anteriorGobierno dominicano rechaza sentencia de la CIDH por inoportuna
    Artículo siguientePor qué está en crisis la alianza de EE.UU. e Israel
    Tu Derecho a Saber la plataforma de información interactiva.