Inicio Sin categoría ¿Por qué los buenos ahora son los malos y los malos ahora...

    ¿Por qué los buenos ahora son los malos y los malos ahora son los buenos?

    182

    Crecí en un ambiente lleno de tabúes y supersticiones, pero lleno de valores sustentados paradójicamente en los mismos; en donde existía la posibilidad de ser castigado si transgredía esas normas circunscritas. Recuerdo que desde muy niño fui advertido que si no respetaba ciertas reglas era muy probable que tuviera que encontrarme con «el Cuco».

    «Al Cuco» nunca lo vi, pero aunque no lo conociera, en mi infantil, pero creativa cabecita, me hice una idea de quién o cómo era el tan mencionado personaje; por eso tan sólo de imaginarme víctima del mismo se me erizaban los «pelitos»; y es que no era para menos, pues me lo imaginaba con grandes cuernos, cara descarnada, mirada con ojos huecos y voz con eco muy estruendosa.

    Confiésole, que el cuadro de San Miguel Alcángel influyó mucho en la imagen que describo del Cuco. ¡Sí! Esa imagen, en donde el santo, de pelo rubio y de ojos azules pisa y apunta con una lanza al demonio, que descrito por la pintura es un hombre mitad bestia, alas de murciélago, largos cuernos, nariz enorme, ojos, garras y armado con un tridente.

    Como pueden observar, El Cuco era el demonio, lo que indica que ambos pertenecían al grupo de «Los Malos», certificado por los cuadros que emulan las orientaciones bíblicas. Los malos, eran terriblemente «feos», mientras que «los buenos» tenían rostros más agradables (angelicales).

    Esas caracterizaciones fueron llevadas al cine, en donde los genios de la ciencia ficción y del terror: Guy Endore (con El hombre lobo, 1933), Anthony Hinds (con El Conde Drácula, 1958), Carl Laemmle Jr. (con Frankenstein, 1931), entre otros lograron establecer un mito que caracterizó, en término clasificatorio, que los malos eran mutantes con características de bestias y los buenos eran buenmozos ángeles, o simplemente humanos amparados por un poder divino.

    Sin embargo, ¡los tiempos han cambiado! Ahora «los malos», según el nuevo concepto cinematográfico, son los de caras angelicales o los humanos que se alían a demonios con poderes especiales y «los buenos» son los demonios o monstruos que ponen al servicio de la humanidad sus poderes. Un ejemplo Palpable: Cita Con un Vampiro (Tom Cruise), Hellboy (Ron Perlman), The Wolfman (Benicio Del Toro), Los X Men, entre otros.

    Pero la gota que derramó el vaso fue la última película de Angelina Jolie, Maléfica, la malvada bruja que encantó a la Princesa Aurora (La Bella Durmiente), pues ahora resulta que la verdadera víctima fue la malvada, bueno la pobrecita bruja, que dicho sea de paso ya no es una bruja, sino una ADA MADRINA, que fue víctima del Padre de la Bella Durmiente, el cual ahora es un malvado rey, que junto a los terribles humanos masacraron y destrozaron la vida de «la pobrecita Maléfica».

    El llamado genio del suspenso, el cineasta Alfred Hitchcock dijo: «Los films son la expresión de la radiografía de una sociedad o en su defecto la influencia de la misma» (en otras palabras). Y creo que es así, pues así como los malos de antes son los buenos ahora, y los buenos ahora son los malos, en el mundo de la ficción cinematográfica, la realidad que vivimos no escapa de esa inversión, pues ahora el que actúa contrario a las normas morales, a los valores y los principios son los buenos, y aquellas personas que procuran mantenerse incólume, apegadas a las buenas costumbres son los malos.

    ¿Un ejemplo palpable? Quirino Ernesto Castillo, aclamado por su comunidad como un héroe, José David Figueroa Agosto, el más popular y aclamado en las redes sociales, Sobeida Félix Morel, hasta cuadernos con sus fotos y se vendían como pan calientes. Pero para no irnos más lejos, ¡Aquí en La Romana! Personas señaladas por actos de corrupción son evaluadas dentro de las encuestas como posibles propuestas para ocupar una posición pública, con la algarabía de un grupo de seguidores(as) que apuestan e incentivan a que así sea.

    Creo que después de haber leído el presente escrito ya usted tendrá a sus malos favoritos y sus buenos descartables.

    Artículo anteriorAmérica y su histórica participación en el Mundial
    Artículo siguienteFAO dice subirán precios carne, lácteos y pescado
    Tu Derecho a Saber la plataforma de información interactiva.