Inicio Sin categoría La falsa la dicotomía patriotas-antipatriotas

    La falsa la dicotomía patriotas-antipatriotas

    309

    Hasta ahora –de ambos lados de la isla– sólo tenemos posiciones con fanatismo. Son extremistas.

    Por el planteamiento que hace el dirigente peledeísta José Tomás Pérez, parece que es el único que tiene la cabeza fría y con sensatez, en relación con el delicado tema haitiano y la sentencia del Tribunal Constitucional (TC).

    Cree en la concertación, antes de que la situación se salga de control y entonces solo queden las lamentaciones.

    Pérez advierte sobre el peligro de exacerbar el debate y la intranquilidad que esto genera en Haití, República Dominicana y la comunidad internacional. Reproduciremos textualmente el escrito de José Tomás.

    «Es falsa la dicotomía patriotas-antipatriotas. Solo se debaten posiciones diferentes sobre un mismo tema. Dejemos las pasiones en casa.

    La falsa dicotomía entre nacionalistas y antinacionalistas, patriotas y antipatriotas, perturba la tranquilidad espiritual de los dominicanos.

    No hay porque llegar tan lejos, cuando la solución está aquí y no en el extranjero. Si algún dominicano de origen haitiano o libanés o cubano siente que sus derechos a ser dominicano están siendo vulnerados hay mecanismos que se han abiertos para atender estos casos.

    La sentencia del TC no es una condena a la pena capital, sino el deslinde de unos límites cuyos espacios se habían dejado a la subjetividad y a la interpretación.

    Aquí no hay traidores a la patria, sino interpretaciones diferentes que se mezclan con pasiones que pudieran alterar el ánimo de paz con que vivimos. Ojalá que impere el buen juicio».

    Al planteamiento de José Tomás, yo agrego que el fanatismo y la prepotencia son malos consejeros en el arte de la diplomacia.
    Esto es válido para haitianos y dominicanos que atizan conflictos entre ambas naciones.

    La crisis con Haití exige agotar todas las opciones posibles, para encontrar soluciones que dejen satisfechos a haitianos y dominicanos.
    Si los eternos agitadores –con su odio y falso patriotismo– continúan incitando a los ignorantes, para vender la idea de que Haití es nuestro enemigo, no habrá solución a la vista.

    Artículo anteriorCitas más célebres de Nelson Mandela
    Artículo siguienteEl derecho a la intimidad o vida privada
    Tu Derecho a Saber la plataforma de información interactiva.