Inicio Arte Disney culpa al público sexista del fracaso de sus películas

Disney culpa al público sexista del fracaso de sus películas

13
Disney culpa al público sexista del fracaso de sus películas

Los ejecutivos de los estudios Disney creen que el fracaso de sus últimas películas es culpa de un público sexista que critica injustificadamente las películas con protagonistas femeninas. Así lo declaró a Puke News un empleado con un cargo importante en la corporación mediática bajo condición de anonimato.

Según la fuente, la parte politizada del público califica esas películas de malas solo porque no le gusta su mensaje, sin analizar su calidad real. Como consecuencia, esas películas fracasan en taquilla porque no se ajustan a los estereotipos de género de la mayoría.

«No dirán que encuentran de mal gusto el empoderamiento femenino en ‘The Marvels’ o ‘Star Wars’ [la última trilogía protagonizada por Daisy Ridley], pero sí dirán que no les gustan esas películas porque son ‘malas'», afirmó el empleado. De este modo, para ellos las buenas películas son las que «se ajustan a estereotipos de género regresivos o que pongan a los hombres al frente y en el centro de la narración», lo que choca con los estándares de Disney.

En junio de 2023, el analista de taquilla Valliant Renegade calculó que la compañía ha sufrido pérdidas significativas que superan los 900 millones de dólares en sus últimos ocho estrenos de estudio. Estos incluyen las películas ‘Lightyear’, ‘Thor: Amor y trueno’, ‘Un mundo extraño’, ‘Pantera Negra: Wakanda para siempre’, ‘Ant-Man y la Avispa: Quantumanía’, ‘La Sirenita’ y ‘Elemental’.

A su vez, muchos creen que es la política de diversidad de Disney la que ejemplifica la opresión de ciertos grupos de personas. Así, según un gráfico que circula públicamente, en una obra cinematográfica o televisiva de esta compañía debe haber un 50 % o más de sus personajes principales que pertenezcan a «grupos infrarrepresentados», los cuales deben ser interpretados por actores de estos mismos grupos. Asimismo, las normas abordan la contratación, donde se da prioridad a «miembros de grupos infrarrepresentados» para que tengan oportunidades de empleo remunerado.