Inicio Salud Por qué el primer beso es inolvidable, según la ciencia

Por qué el primer beso es inolvidable, según la ciencia

7
El “golpe de reminiscencia” es una tendencia peculiar en la que las personas recuerdan con mayor claridad eventos de su adolescencia y principios de la adultez, más que su presente.

El “golpe de reminiscencia” es una tendencia peculiar en la que las personas recuerdan con mayor claridad eventos de su adolescencia y principios de la adultez, más que su presente. Este fenómeno, estudiado exhaustivamente por psicólogos, indica que las experiencias vividas entre los 10 y 30 años son particularmente importantes y se recuerdan con mayor nitidez. Las pruebas de memoria y múltiples estudios han confirmado la validez y consistencia de este fenómeno a lo largo de diferentes generaciones.

Un estudio publicado en Sage Journals, explica que puede que no se recuerde qué se comió el día anterior, pero con, por ejemplo, la música la memoria mejora exponencialmente. La investigación sugiere que nuestras habilidades cognitivas alcanzan su punto máximo durante la adolescencia y la juventud. El estudio señala que nuestra aptitud mental y nuestras capacidades de memoria son particularmente agudas en la segunda y tercera década de vida, lo que permite un almacenamiento y una recuperación más eficientes de los recuerdos. Ese período de máxima eficiencia cognitiva constituye una base sólida para los recuerdos intensificados.

La teoría de la autenticidad subjetiva sostiene que las experiencias novedosas durante nuestras primeras décadas crean recuerdos más duraderos. Eso incluye eventos como el primer besoel primer viaje al extranjero o el primer concierto. La novedad y el impacto emocional de estas experiencias potencian nuestra capacidad de recordarlas con precisión.

La intensidad del golpe de reminiscencia alcanza su mayor fuerza alrededor de los 14 o 15 años. En ese contexto, las canciones, libros o películas que más nos impactaron durante esa edad tienden a permanecer en nuestra memoria con mayor claridad. Aunque puede ser común no recordar el nombre exacto de la canción o del artista, la melodía y, a menudo, parte de la letra, quedan grabadas en nuestro cerebro y asociadas a una determinada década de nuestra vida.

Escuchar música activa el sistema de recompensa del cerebro, lo que genera un pico de dopamina. Ese proceso es fundamental para la creación de recuerdos autobiográficos relacionados con la música. Cada vez que se identifica una canción, incluso en aquellas que no se han escuchado en años, el cerebro responde con una impresionante rapidez.

El fenómeno no se limita a eventos personales, sino que también se extiende a eventos públicos importantes. Los investigadores explican que es más probable que una persona de treinta años o más recuerde con detalle eventos públicos que sucedieron cuando tenían entre 10 y 30 años. Esto parece estar relacionado con la forma en que estas experiencias se entrelazan con el desarrollo de nuestra identidad personal durante esos años formativos.

Entre las observaciones interesantes está que las preferencias personales, como la elección de un futbolista favorito o una banda de música, a menudo se remontan a este período de la vida. Según la investigación, si se le pide a alguien que nombre a su futbolista favorito, es probable que mencione a un jugador de su adolescencia.

La memoria intensificada se observa también en el contexto musical. Algunas personas pueden reconocer una canción con solo escuchar unas pocas notas, independientemente del tiempo transcurrido desde la última vez que la oyeron. Este fenómeno, conocido como el “golpe de reminiscencia”, revela la capacidad sorprendente del cerebro para almacenar y recuperar información musical con precisión.

Además, la importancia de la música en nuestras vidas cotidianas también se manifiesta en la formación de memoria autobiográfica profunda. Escuchar canciones que impactaron durante la adolescencia o la veintena, genera una evocación fuerte de recuerdos.

En términos psicológicos, los recuerdos formados durante los primeros 30 años de vida de una persona se potencian debido a la novedad de las experiencias, acentuadas por cambios biológicos y hormonales. Este periodo está marcado por experiencias importantes que contribuyen a formar recuerdos duraderos, según explican los psicólogos.

El fenómeno demuestra ser un área de estudio interesante, remarcando cómo la interacción entre nuestras capacidades cognitivas y las experiencias novedosas influyen en la memoria a largo plazo. Con estos hallazgos, se resalta la importancia de las primeras décadas de vida en la formación de recuerdos profundos y perdurables.