Inicio Sociedad Iglesia de Dios cuestiona voto dominicano a favor de la creación de...

Iglesia de Dios cuestiona voto dominicano a favor de la creación de un Estado palestino

8
El obispo administrativo de la Iglesia de Dios, Juan Tiburcio Pérez, ha emitido un comunicado instando a los pastores, líderes y miembros de su congregación a participar activamente en las próximas elecciones, que se llevarán a cabo el domingo 19 de mayo.
Iglesia de Dios cuestiona voto dominicano a favor de la creación de un Estado palestino

El obispo administrativo de la Iglesia de Dios, Juan Tiburcio Pérez, ha emitido un comunicado instando a los pastores, líderes y miembros de su congregación a participar activamente en las próximas elecciones, que se llevarán a cabo el domingo 19 de mayo.

En su mensaje, el Obispo Pérez destacó la importancia de ejercer el derecho al voto de manera consciente y responsable, subrayando que este acto debe estar guiado por la oración para que la voluntad de Dios se manifieste a través de las acciones de su pueblo.

Además, el Obispo expresó su desacuerdo con la reciente decisión de la República Dominicana de favorecer la creación del Estado palestino, un voto favorable que se suma al de otros 141 estados. El pastor lo consideró como «votar en contra de Israel en la ONU».

En síntesis, el estado dominicano votó en la Asamblea General de las Naciones Unidas, a favor de la resolución que recomienda al Consejo de Seguridad reevaluar favorablemente la solicitud del Estado de Palestina para ser miembro de pleno derecho de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

«Nuestro voto debe orientarse más que a colores a valores, como integridad, amor a Dios, al pueblo y a la nación», enfatizó el Obispo Pérez. Asimismo, hizo un llamado a que el voto sea ejercido con paz, humildad, orden y respeto, y solicitó fervientemente a la feligresía que oren sin cesar para que Dios les conceda gracia y sabiduría en este proceso.

El Obispo Pérez concluyó su comunicado agradeciendo la atención y la disposición de todos para participar en este deber cívico, esperando que la bendición del Todopoderoso cubra de manera especial la vida de cada miembro de la congregación y la comunidad en general.