Inicio Economía América Latina registra inflación energética de 1,96 %

América Latina registra inflación energética de 1,96 %

8
América Latina registra inflación energética de 1,96  %
América Latina registra inflación energética de 1,96  %

Quito, (Prensa Latina) La inflación energética anual de América Latina y el Caribe, que mide precios de ese sector en países de la región, fue de 1,96 por ciento en marzo de 2024, informaron hoy expertos del área.

La Organización Latinoamericana de la Energía (Olade) presentó este lunes en Quito por primera vez ese indicador, elaborado en conjunto con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Para el estudio de la inflación en el sector tuvieron en cuenta los valores de la electricidad residencial, los combustibles domésticos y los utilizados para vehículos particulares.

El dato de marzo de este año, comparado con igual mes de 2023, refleja una estabilización de precios luego de la tendencia ascendente producida entre 2021 y principios de 2022,como consecuencia de la recuperación económica tras la pandemia de Covid-19.

El secretario general de la organización, Andrés Rebolledo, se refirió a la evolución de los precios durante los dos últimos años, donde hasta mitad de 2022 se observa una fuerte inflación que llegó a ser del 18,41 por ciento, y luego hubo una bajada sostenida hasta septiembre de 2023.

Rebolledo atribuyó el alza de los precios a la retirada de algunos subsidios durante la pandemia y a las consecuencias geopolíticas del conflicto Rusia-Ucrania.

Luego, el descenso, se debe -en su opinión- a una reactivación de la cadena logística de comercio internacional y a una mayor producción de hidrocarburos, incluso en Latinoamérica.

«No tenemos cómo pronosticar en materia de inflación energética. Los acontecimientos son muy vertiginosos y nos impactan de manera importante», precisó.

En relación con la situación actual de apagones y crisis eléctrica en varias naciones, Rebolledo señaló que la diversificación es la clave.

«En América Latina, el 65 por ciento de la electricidad viene de fuentes limpias. De ese porcentaje, el 40 por ciento es de hidroeléctricas. La integración entre los países, a través de líneas de transmisión eléctrica, también ayuda mucho en tiempos de complejidad», agregó.